¿Hasta cuándo el biberón nocturno?

A partir del año, lo habitual es que tu hijo ya no requiera una toma nocturna. Sin embargo, algunos bebés todavía reclaman un biberón en mitad de la noche. Si este es tu caso, existen unas sencillas pautas que te ayudarán a regular sus horarios de alimentación y te permitirán descansar.

• Prolonga su sueño nocturno retrasándole la última toma del día. Si lo prefieres, le puedes añadir alguna cucharada de cereal pero jamás debes agregar más cereal del indicado para espesárselo, porque podría no sentarle bien por la sobrecarga a nivel digestivo y renal.


• Salvo que tu hijo esté excedido de peso, también puedes prepararle una toma suplementaria muy pequeña antes de que se duerma.


• Procura que las últimas horas del día sean tranquilas. Evita los juegos bruscos y favorece actividades relajantes, como leerle un cuento. Aunque ya no le prepares biberón, ve a su dormitorio si se despierta, porque en este proceso será más difícil que concilie el sueño él solo.

Artículos relacionados