El DHA, esencial durante los primeros años

• El DHA se encuentra especialmente en los alimentos de origen marino y es fundamental en la alimentación de los niños ya que interviene en el desarrollo de funciones cerebrales y visuales.

• El ser humano puede sintetizar el DHA a partir de su precursor el ácido alfa-linolénico, ácido graso esencial de la serie Omega-3. Sin embargo, en ocasiones las necesidades de DHA puede que no se vean cubiertas por la capacidad de fabricación de nuestro organismo, por lo que es importante que también lo consumamos preformado y directamente a través de la alimentación. Este hecho es especialmente relevante durante los primeros años de vida, ya que la capacidad de crear DHA es menor que en la edad adulta y en este periodo este ácido graso se relaciona con la maduración y formación de diferentes estructuras como el cerebro y la retina.

• En el caso de que la lactancia materna no sea posible, es recomendable utilizar fórmulas infantiles que contengan DHA, como mínimo hasta que se introduzcan los alimentos que lo contienen en mayor cantidad, entre los que se encuentran el pescado azul (salmón, bagre, atún, etc) y la yema de huevo.

Artículos relacionados