Sus primeros pasos

A partir del año, ocurre un acontecimiento importante en el desarrollo del bebé: empezará a dar sus primeros pasos. Este es un momento muy  importante para los papás y le ofrecerá al pequeño una nueva perspectiva de todo lo que le rodea.

Aunque, como ya se sabe, cada bebé es diferente y sigue su propio ritmo, la fecha orientativa en la que suelen empezar a dar sus primeros pasos es entre los 12 y 14 meses, algunos lo harán un poco antes y otros después, pero en cualquier caso no hay que preocuparse ni intentar que camine si aún no está preparado. Solamente si pasados los 18 meses todavía no consigue mantenerse de pie, es recomendable acudir a un especialista para que descarte cualquier problema de su desarrollo.

Evolución de los primeros pasos

  • Entre los 7 y los 9 meses los bebés empezarán a gatear, fase previa a sus primeros pasos. Aunque algunos niños empiezan a caminar directamente sin pasar por el gateo.
  • A los 10 meses tendrá más fuerza en las piernas, y si le sujetas por los bracitos levantará una pierna del suelo y dará saltitos.
  • A los 11 meses, generalmente, los bebés ya saben caminar si les damos la mano o si se van sujetando a superficies estables.
  • A partir del año comienzan a caminar solos y sin ayuda, aunque se siguen tropezando con cualquier cosa que haya en el camino.
  • A los 18 meses ya tendrán los movimientos prácticamente controlados, saben cambiar de sentido y caminar en varias direcciones: hacia un lado, hacia atrás…
  • A los 24 meses ya podrán caminar perfectamente y empezarán con la siguiente etapa: correr.

 

Cómo podemos estimular a los bebés

  •  Hay que dejarle en el suelo lo máximo posible para que él solo vaya intentando ponerse de pie y dar sus primeros pasos.
  • Debemos crear un espacio propicio para que vaya haciendo sus primeros intentos, con cajas o mesas (sin esquinas peligrosas) donde pueda ir sujetándose. Si ponemos cosas que le gusten encima de una de estas superficies, intentará incorporarse para tomarla.
  • Una vez que sepa ponerse de pie, podemos sentarnos cerca de él y extender los brazos para animarle a que se acerque.
  • Es fundamental recompensarle o felicitarle con cada pequeño avance para que vaya adquiriendo seguridad en sí mismo y siga intentándolo.
  • Cuando sepa caminar con algunos apoyos podemos sujetarle de los bracitos y tirar de ellos hacia delante para que empiece a dar pasos. Poco a poco le tendremos que ir retirando la ayuda.
  • Es bueno ponerle algunas irregularidades, como cojines o  cuadros de fomi en el suelo para generar nuevos estímulos.
  • También son útiles las andaderas para que se vaya sujetando mientras va moviéndose por toda la casa, poco a poco irá adquiriendo confianza hasta que pueda hacerlo él solito. Es importante que sea una andadera firme que no vuelque con facilidad y, por supuesto,  debe estar todo el tiempo vigilando.

Artículos relacionados